El PRD y los republicanos….




Hace ya aproximadamente mas de 4 meses que EE.UU.se avoco a la aprobación de un plan de rescate de su economía, un plan donde lo demócratas impusieron los intereses del país ante sus intereses personales y digo esto porque en ese país se vivía una etapa crucial de la campaña política donde muy bien se habría podido sacar ventaja de esta situación.

Hoy en día el flamante nuevo PTE. de los EE.UU. B. Obama se apresto a enviar un nuevo plan de rescate de la economía de la otrora primera potencia del mundo, y que paso?. Bueno tengo que decirles que aunque parezca pintoresco los republicanos no votaron por esa nueva ley y se tuvo que pasar la misma con los votos de los demócratas ya que son mayoría en el congreso.

En nuestro país en los momentos disímiles los partidos han logrado ponerse de acuerdo en los asuntos neurálgicos aquellas grandes figuras de nuestra política anteponían el interés del país al interés partidario, es por eso que me asombra sobremanera que el PRD no haya logrado ponerse de acuerdo para asistir a la cumbre propuesta por el PTE. Fernández, y es que según palabras de su secretario general Orlando Jorge Mera, los interés particulares se impusieron en su partido y por eso no lograron asistir a la cumbre.

Es por eso que yo me pregunto ¿se parecen las acciones de estos Partidos Políticos?

Ustedes tienen la respuesta……


Mihail García Pichardo
migapich@hotmail.com

Crecimiento mundial: 0.5 por ciento


Listin Diario 29/01/2009


La economía mundial llegará en 2009 al borde de la parálisis con un crecimiento de apenas el 0.5%, informó el miércoles el Fondo Monetario Internacional. Hace menos de tres meses, ese indicador estaba en el nivel del 2,2%.
La proyección actualizada es la más baja para el mundo que realiza el Fondo en sus 60 años de existencia. Pero, la institución avizora una recuperación al 3.0% en 2010 en la medida en que el sistema financiero empiece a oxigenarse de sus pérdidas de unos 2 billones de dólares derivadas de la crisis originada en Estados Unidos.
La economía estadounidense tocará también fondo en 2009 con una recesión de -1,6%, en la culminación de un descenso progresivo desde 2007 en que cerró con 2,0%.Para el próximo año, el FMI proyectaba sin embargo un salto de Estados Unidos a terreno positivo, de 1,6%.
En una actualización de su Panorama de la Economía Mundial, edición de noviembre, la institución dijo que la gradual recuperación económica mundial en 2010 será incentivada por los continuos esfuerzos de las naciones para facilitar el crédito, así como la ejecución coordinada de políticas monetarias y expansión fiscal.
El FMI también actualizó su cálculo de pérdidas de los bancos y otras instituciones financieras debido a préstamos vencidos en Estados Unidos a un total de 2,2 billones de dólares del nivel de los 1.400 millones estimados en octubre. Oliver Branchard, economista jefe del FMI, dijo en la presentación del nuevo informe que se requería de una infusión inmediata de capital en el mundo del orden de los 500.000 millones de dólares para que AP los mercados empiecen a recuperar la confianza.
“Estas proyecciones no son, después de todo, una total sorpresa”, declaró. “En los últimos tres meses la economía global se ha estado enrumbando hacia lo peor”.
El Fondo dijo que una recuperación económica sostenida no sería posible “a menos que se restaure la funcionalidad del sector financiero y los mercados del crédito se destaponen”.
Condiciones dificiles En las economías avanzadas las condiciones del mercado seguirán siendo difíciles a menos que se implementen políticas forzosas para reestructurar el sector financiero, resolver la incertidumbre sobre las pérdidas y romper los efectos que adversamente impactan la economía real. En las economías emergentes, dijo el Fondo, las condiciones financieras seguirán siendo difíciles por un tiempo, especialmente en los sectores corporativos que tienen costosos requerimientos de endeudamiento.
El FMI prevé para 2009 una caída drástica en el volumen del comercio mundial de bienes y servicios a -2,8%, comparado con los indicadores positivos de 4,1% en 2008 y 7,2% en 2007. Pero, a tono con la proyectada recuperación global, estima que el índice pasará en 2010 a terreno positivo, con un 3,2%.


LA CRISIS PROFUNDA NO AFECTARÁ A AL.

El Fondo Monetario Internacional difundió una proyección que reduce drásticamente el crecimiento de América Latina en 2009 ante una esperada caída en sus exportaciones por falta de demanda exterior, colapso de precios de las materias primas y restricciones en el mercado exterior de capitales. Con todo, el FMI hizo notar que la caída “no llegará a niveles de crisis” y esperaba más bien una recuperación para el 2010, a casi el triple de su nivel de 2009, debido a la recuperación de Estados Unidos y otras naciones ricas.
y la flexibilidad de las políticas que adoptaron los gobiernos regionales en años recientes de bonanza. El Hemisferio Occidental, que incluye también a los estados caribeños, crecerá en apenas 1,1% este año, una baja de 3,5 puntos porcentuales.

Sigamos las palabras de Duarte.....


“Por desesperada que sea la causa de mi Patria, siempre será la causa del honor y siempre estaré dispuesto a honrar su enseña con mi sangre”

Esa es la una de las frases mas famosas del líder del movimiento independentista Dominicano, nuestro Juan Pablo Duarte, hoy es un día muy importante para nuestro país, ya que se cumple un aniversario mas de su nacimiento y es por eso que desde este blog hacemos un llamado a la clase política dominicana y a todas las fuerzas de nuestra nación a participar en la cumbre auspiciada por el PTE. Para que como país enarbolemos juntos la bandera de la solución a nuestros problemas principales y lleguemos de esa manera a un gran acuerdo nacional que propicie el tan anhelado paso al desarrollo como país.
Discutamos, conversemos y pongámonos de acuerdo para bajo la insignia tricolor que da vida a nuestros padres luchadores de esta patria, juremos trabajar por un país mejor, para que los próximos natalicios de los padres de la patria podamos sentirnos orgullosos de seguir sus pasos. porque: “por desesperada que sea la causa de nuestra patria siempre será la causa de nuestro honor”.


Mihail García Pichardo.

La ONU denuncia que el dinero de la droga salvó a varios bancos de la crisis

En la imagen, el director de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito (ONUDD), el italiano Antonio Maria Costa.

El Nuevo Diario 26-01-09


En un mercado financiero en crisis y falto de liquidez, el narcotráfico ha servido para rescatar a algunos bancos del colapso al actuar como fuente de capital líquido, según asegura el director de la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito (ONUDD), el italiano Antonio Maria Costa.
En una entrevista que publica hoy el semanario austríaco "Profil", Costa afirma que el dinero de la droga se introduce en el circuito de la economía legal hasta tal punto que "hay indicios de que algunos bancos se salvaron de esa forma" del colapso provocado por la crisis financiera mundial.
Aunque reconoce que es difícil demostrarlo y no menciona nombre de instituciones, el italiano denuncia que algunos préstamos interbancarios fueron financiados con dinero procedente del tráfico de drogas y de otras actividades ilegales.
La ONUDD, con sede en Viena, cuenta con un programa propio contra el lavado de dinero.
Según Costa, hoy día el dinero proveniente del narcotráfico es "el único capital liquido de inversión disponible" para, por ejemplo, adquirir propiedades inmobiliarias.
El alto diplomático de la ONU recuerda que en el segundo semestre de 2008 la falta de liquidez fue el principal problema del sistema financiero mundial, lo que convirtió el capital líquido en un factor muy importante.
Una situación que contrasta con las grandes cantidades que genera el tráfico de estupefacientes al por mayor y que Costa valora en 90.000 millones de dólares, que crecen hasta 320.000 millones cuando la droga llega a la calle.

Discurso de toma de posesión de Obama


Me encuentro hoy aquí con humildad ante la tarea que enfrentamos, agradecido por la confianza que me ha sido otorgada, consciente de los sacrificios de nuestros antepasados. Agradezco al presidente Bush su servicio a nuestra nación, así como la generosidad y cooperación que ha demostrado a lo largo de esta transición.


Ya son cuarenta y cuatro los norteamericanos que han hecho el juramento presidencial. Estas palabras han sido pronunciadas durante mareas de prosperidad y aguas tranquilas de la paz. Y, sin embargo, a veces el juramento se hace en medio de nubarrones y furiosas tormentas. En estos momentos, Estados Unidos se ha mantenido no sólo por la pericia o visión de los altos cargos, sino porque nosotros, el pueblo, hemos permanecido fieles a los ideales de nuestros antecesores y a nuestros documentos fundacionales.
Así ha sido. Y así debe ser con esta generación de norteamericanos.
Que estamos en medio de una crisis es algo muy asumido. Nuestra nación está en guerra frente a una red de gran alcance de violencia y odio. Nuestra economía está gravemente debilitada, como consecuencia de la codicia y la irresponsabilidad de algunos, pero también por el fracaso colectivo a la hora de elegir opciones difíciles y de preparar a la nación para una nueva era.
Se han perdido casas y empleos y se han cerrado empresas. Nuestro sistema de salud es caro; nuestras escuelas han fallado a demasiados; y cada día aporta nuevas pruebas de que la manera en que utilizamos la energía refuerzan a nuestros adversarios y amenazan a nuestro planeta.
Estos son los indicadores de una crisis, según los datos y las estadísticas. Menos tangible pero no menos profunda es la pérdida de confianza en nuestro país - un temor persistente de que el declive de Estados Unidos es inevitable y de que la próxima generación debe reducir sus expectativas.
Hoy os digo que los desafíos a los que nos enfrentamos son reales. Son graves y son muchos. No los enfrentaremos fácilmente o en un corto periodo de tiempo. Pero Estados Unidos debe saber que les haremos frente.
Hoy nos reunimos porque hemos elegido la esperanza sobre el temor, la unidad de propósitos sobre el conflicto y la discordia. Hoy hemos venido a proclamar el fin de las quejas mezquinas y las falsas promesas, de las recriminaciones y los dogmas caducos que durante demasiado tiempo han estrangulado a nuestra política.
Seguimos siendo una nación joven, pero, según las palabras de las Escrituras, ha llegado el momento de dejar de lado los infantilismos. Ha llegado el momento de reafirmar nuestro espíritu de firmeza: de elegir nuestra mejor historia; de llevar hacia adelante ese valioso don, esa noble idea que ha pasado de generación en generación: la promesa divina de que todos son iguales, todos son libres y todos merecen la oportunidad de alcanzar la felicidad plena.
Al reafirmar la grandeza de nuestra nación, somos conscientes de que la grandeza nunca es un regalo. Debe ganarse. Nuestro camino nunca ha sido de atajos o de conformarse con menos. No ha sido un camino para los pusilánimes, para los que prefieren el ocio al trabajo o buscan sólo los placeres de la riqueza y la fama. Más bien, han sido los que han asumido riesgos, los que actúan, los que hacen cosas -algunos de ellos reconocidos, pero más a menudo hombres y mujeres desconocidos en su labor, los que nos han llevado hacia adelante por el largo, escarpado camino hacia la prosperidad y la libertad.
Por nosotros se llevaron sus pocas posesiones materiales y viajaron a través de los océanos en busca de una nueva vida.
Por nosotros trabajaron en condiciones infrahumanas y se establecieron en el oeste; soportaron el látigo y araron la dura tierra.
Por nosotros lucharon y murieron en lugares como Concord y Gettysburg, Normandía y Khe Sahn.
Una y otra vez estos hombres y mujeres lucharon y se sacrificaron y trabajaron hasta tener llagas en las manos para que pudiéramos tener una vida mejor. Veían a Estados Unidos más grande que la suma de nuestras ambiciones individuales, más grande que todas las diferencias de origen, riqueza o facción.
Este es el viaje que continuamos hoy. Seguimos siendo la nación más próspera y poderosa de la Tierra. Nuestros trabajadores no son menos productivos que cuando empezó esta crisis. Nuestras mentes no son menos inventivas, nuestros bienes y servicios no son menos necesarios que la semana pasada, el mes pasado o el año pasado. Nuestra capacidad no ha disminuido. Pero el tiempo del inmovilismo, de la protección de intereses limitados y de aplazar las decisiones desagradables, ese tiempo seguramente ha pasado. A partir de hoy, debemos levantarnos, sacudirnos el polvo y volver a empezar la tarea de rehacer Estados Unidos.
Porque allí donde miremos, hay trabajo que hacer. El estado de la economía requiere una acción audaz y rápida y actuaremos no sólo para crear nuevos empleos sino para levantar nuevos cimientos para el crecimiento. Construiremos carreteras y puentes, las redes eléctricas y las líneas digitales que alimentan nuestro comercio y nos mantienen unidos. Pondremos a la ciencia en el lugar donde se merece y aprovecharemos las maravillas de la tecnología para aumentar la calidad de la sanidad y reducir su coste. Utilizaremos el sol, el viento y la tierra para alimentar a nuestros automóviles y hacer funcionar nuestras fábricas. Y transformaremos nuestras escuelas y universidades para hacer frente a las necesidades de una nueva era.
Todo esto podemos hacerlo. Y todo esto lo haremos.
Algunos cuestionan la amplitud de nuestras ambiciones y sugieren que nuestro sistema no puede tolerar demasiados grandes planes. Sus memorias son cortas. Porque han olvidado lo que este país ya ha hecho; lo que hombres y mujeres libres pueden lograr cuando la imaginación se une al interés común y la necesidad a la valentía.
Lo que no entienden los cínicos es que el terreno que pisan ha cambiado y que los argumentos políticos estériles que nos han consumido durante demasiado tiempo ya no sirven.
La pregunta que nos hacemos hoy no es si nuestro gobierno es demasiado grande o pequeño, sino si funciona -ya sea para ayudar a las familias a encontrar trabajos con un sueldo decente, cuidados que pueden pagar y una jubilación digna. Allí donde la respuesta es sí, seguiremos avanzando y allí donde la respuesta es no, pondremos fin a los programas. Y a los que manejamos el dinero público se nos pedirán cuentas para gastar con sabiduría, cambiar los malos hábitos y hacer nuestro trabajo a la luz del día, porque sólo entonces podremos restablecer la confianza vital entre un pueblo y su gobierno.
La cuestión para nosotros tampoco es si el mercado es una fuerza del bien o del mal. Su poder para generar riqueza y expandir la libertad no tiene rival, pero esta crisis nos ha recordado a todos que sin vigilancia, el mercado puede descontrolarse y que una nación no puede prosperar durante mucho tiempo si favorece sólo a los ricos. El éxito de nuestra economía siempre ha dependido no sólo del tamaño de nuestro Producto Nacional Bruto, sino del alcance de nuestra prosperidad, de nuestra habilidad de ofrecer oportunidades a todos los que lo deseen, no por caridad sino porque es la vía más segura hacia el bien común.
En cuanto a nuestra defensa común, rechazamos como falsa la elección entre nuestra seguridad y nuestros ideales. Nuestros padres fundadores, enfrentados a peligros que apenas podemos imaginar, redactaron una carta para garantizar el imperio de la ley y los derechos humanos, una carta que se ha expandido con la sangre de generaciones. Esos ideales aún alumbran el mundo y no renunciaremos a ellos por conveniencia. Y a los otros pueblos y gobiernos que nos observan hoy, desde las grandes capitales al pequeño pueblo donde nació mi padre: sabed que América es la amiga de cada nación y cada hombre, mujer y niño que persigue un futuro de paz y dignidad y de que estamos listos a asumir el liderazgo una vez más.
Recordad que generaciones anteriores se enfrentaron al fascismo y al comunismo no sólo con misiles y tanques, sino con sólidas alianzas y firmes convicciones. Comprendieron que nuestro poder solo no puede protegernos ni nos da derecho a hacer lo que nos place. Sabían por contra que nuestro poder crece a través de su uso prudente, de que la seguridad emana de la justicia de nuestra causa, la fuerza de nuestro ejemplo y las cualidades de la templanza, la humildad y la contención.
Somos los guardianes de este patrimonio. Guiados de nuevo por estos principios, podemos hacer frente a esas nuevas amenazas que exigen aún mayor esfuerzo - incluso mayor cooperación y entendimiento entre las naciones. Comenzaremos a dejar Irak, de manera responsable, a su pueblo, y forjar una paz ganada con dificultad en Afganistán.
Con viejos amigos y antiguos contrincantes, trabajaremos sin descanso para reducir la amenaza nuclear y hacer retroceder el fantasma de un planeta que se calienta. No vamos a pedir perdón por nuestro estilo de vida, ni vamos a vacilar en su defensa, y para aquellos que pretenden lograr su fines mediante el fomento del terror y de las matanzas de inocentes, les decimos desde ahora que nuestro espíritu es más fuerte y no se lo puede romper; no podéis perdurar más que nosotros, y os venceremos.
Porque sabemos que nuestra herencia multiétnica es una fortaleza, no una debilidad. Somos una nación de cristianos y musulmanes, judíos y e hindúes - y de no creyentes. Estamos formados por todas las lenguas y culturas, procedentes de cada rincón de esta Tierra; debido a que hemos probado el mal trago de la guerra civil y la segregación, y resurgido más fuertes y más unidos de ese negro capítulo, no podemos evitar creer que los viejos odios se desvanecerán algún día, que las lineas divisorias entre tribus pronto se disolverán; que mientras el mundo se empequeñece, nuestra humanidad común se revelará; y América tiene que desempeñar su papel en el alumbramiento de una nueva era de paz.
Al mundo musulmán, buscamos un nuevo camino adelante, basado en el interés mutuo y el respeto mutuo. A aquellos líderes en distintas partes del mundo que pretenden sembrar el conflicto, o culpar a Occidente de los males de sus sociedades - sepáis que vuestros pueblos os juzgarán por lo que que podesis construir, no por lo que destruyais.
A aquellos que se aferran al poder mediante la corrupción y el engaño y la represión de la disidencia, teneis que saber que estáis en el lado equivocado de la Historia; pero os tenderemos la mano si estáis dispuestos a abrir el puño.
A los pueblos de las naciones más pobres, nos comprometemos a colaborar con vosotros para que vuestras granjas florezcan y dejar que fluyan aguas limpias; dar de comer a los cuerpos desnutridos y alimentar las mentes hambrientas. Y a aquellas naciones que, como la nuestra, gozan de relativa abundancia, les decimos que no nos podemos permitir más la indiferencia ante el sufrimiento fuera de nuestras fronteras, ni podemos consumir los recursos del mundo sin tomar en cuenta las consecuencias. Porque el mundo ha cambiado, y nosotros tenemos que cambiar con él.
Al contemplar la ruta que se despliega ante nosotros, recordamos con humilde agradecimiento aquellos estadounidenses valientes quienes, en este mismo momento, patrullan desiertos lejanos y montañas distantes. Tienen algo que decirnos, al igual que los héroes caídos que yacen en (el cementerio nacional de) Arlington susurran desde los tiempos lejanos. Les rendimos homenaje no sólo porque son los guardianes de nuestra libertad, sino también porque encarnan el espíritu de servicio; la voluntad de encontrar sentido en algo más grande que ellos mismos. Sin embargo, en este momento -un momento que definirá una generación- es precisamente este espíritu el que tiene que instalarse en todos nosotros.
Por mucho que el gobierno pueda y deba hacer, en última instancia esta nación depende de la fe y la decisión del pueblo estadounidense. Es la bondad de acoger a un extraño cuando se rompen los diques, la abnegación de los trabajadores que prefieren recortar sus horarios antes que ver a un amigo perder su puesto de trabajo, lo que nos hace superar nuestros momentos más oscuros. Es la valentía del bombero al subir una escalera llena de humo, pero también la voluntad del progenitor de cuidar a un niño, lo que al final decide nuestra suerte.
Nuestros desafíos podrían ser nuevos. Las herramientas con que los hacemos frente podrían ser nuevas. Pero esos valores sobre los que depende nuestro éxito - el trabajo duro y la honestidad, la valentía y el juego limpio, la tolerancia y la curiosidad, la lealtad y el patriotismo - esas cosas son viejas. Esas cosas son verdaderas. Han sido la fuerza silenciosa detrás de nuestro progreso durante toda nuestra historia. Lo que se exige, por tanto, es el regreso a esas verdades. Lo que se nos pide ahora es una nueva era de responsabilidad - un reconocimiento, por parte de cada estadounidense, de que tenemos deberes para con nosotros, nuestra nación, y el mundo, deberes que no admitimos a regañadientes, sino que acogemos con alegría, firmes en el conocimiento de que no hay nada tan gratificante para el espíritu, tan representativo de nuestro carácter que entregarlo todo en una tarea difícil.
Este es el precio y la promesa de la ciudadanía.
Esta es la fuente de nuestra confianza - el saber que Dios nos llama a dar forma a un destino incierto.
Este es el significado de nuestra libertad y de nuestro credo - por lo que hombres y mujeres y niños de todas las razas y de todas las fes pueden unirse en una celebración a lo largo y ancho de esta magnífica explanada, por lo que un hombre cuyo padre, hace menos de 60 años, no habría sido servido en un restaurante ahora está ante vosotros para prestar el juramento más sagrado.
Así que, señalemos este día haciendo memoria de quiénes somos y de lo largo que ha sido el camino recorrido. En el año del nacimiento de América, en uno de los más fríos meses, una reducida banda de patriotas se juntaba ante las menguantes fogatas en las orillas de un río helado. La capital se había abandonado. El enemigo avanzaba. La nieve estaba manchada de sangre. En un momento en que el desenlace de nuestra revolución estaba más en duda, el padre de nuestra nación mandó que se leyeran al pueblo estas palabras:
"Que se cuente al mundo del futuro que en las profundidades del invierno, cuando nada salvo la esperanza y la virtud podían sobrevivir ... la urbe y el país, alarmados ante un peligro común, salieron a su paso."
América. Ante nuestros peligros comunes, en este invierno de nuestras privaciones, recordemos esas palabras eternas. Con esperanza y virtud, sorteemos nuevamente las corrientes heladas, y aguantemos las tormentas que nos caigan encima. Que los hijos de nuestros hijos digan que cuando fuimos puestos a prueba nos negamos que permitir que este viaje terminase, no dimos la vuelta para retroceder, y con la vista puesta en el horizonte y la gracia de Dios encima de nosotros, llevamos aquel gran regalo de la libertad y lo entregamos a salvo a las generaciones venideras.


Gracias, que Dios os bendiga, que Diós bendiga a América.

ACTITUDES HACIA LA PLANIFICACIÓN Y FIJACIÓN DE METAS


TOMADO DE: GESTIOPOLIS



Las metas sirven como filtro para eliminar peticiones extrañas, dando a la vida un orden, significado y propósito que mantienen el interés y la motivación durante un largo periodo de tiempo. La fijación de una meta empieza por tener conocimiento del presente y un deseo de cambiar el futuro. El único propósito del proceso de fijación de metas es el de guiarte durante toda la jornada del deseo a la realización.
Concéntrate en actividades de máxima prioridad: El camino más rápido para aumentar la productividad consiste en utilizar el tiempo en tareas que te acercan a metas importantes. El 80% de los resultados que obtienes, provienen del 20% de las tareas que realizas. Ejercita la autodisciplina: La autodisciplina permite a las personas seguir concentradas en una tarea y trabajar en ella hasta que esté terminada. Establece tus prioridades, y después no permitas que las distracciones, interrupciones o acontecimientos del momento, destruyan tu concentración. Mantén tu disciplina para cada tarea solo el tiempo y esfuerzo que realmente merece o delégala a otros miembros de tu equipo. Se persistente: Una planificación y fijación de metas cuidadosa, una determinación para lograrlas y el reconocimiento de los beneficios de alcanzar una meta, son todos vitales para tu productividad personal. Los individuos persistentes mantienen sus metas en mente y trabajan tenazmente hacia estas hasta que saborean el éxito de haberlas logrado. ¡Ponte en marcha! la mejor manera de garantizar la realización de un proyecto es empezarlo ¡ahora!. Empieza el trabajo requerido y evita pensar si “tienes que hacerlo”. Enfréntate al hecho de que algunos trabajos nunca serán “fáciles” ni ahora ni después. Esfuérzate por conseguir resultados – no la perfección: El poner demasiado énfasis en la perfección casi siempre acarrea consecuencias negativas (miedo inmovilizador a cometer errores, desaliento y preocupación por lo que piensen los demás, en vez de una verdadera productividad) El poder de las metas escritas: El escribir tus metas te obliga a aclarar y cristalizar tu manera de pensar. Al principio de cada semana, hay que dedicar tiempo, especifico, solo para planificar. Seguimiento y realimentación: El seguimiento del progreso hacia el logro de una meta predeterminada proporciona una valiosa realimentación que te permite evaluar el progreso y hacer cualquier cambio necesario para alcanzar tus metas. Una medición exacta y sistemática de la evolución te ayudara a progresar todavía más. El seguimiento del progreso es la única manera de saber cuando necesitas adoptar medidas para retomar el rumbo.

República Dominicana y Venezuela, cara y cruz del encarecimiento de la vida

El Nuevo Diario 14/01/09

República Dominicana y Venezuela, con 4,52 y 30,90 por ciento, fueron respectivamente los países latinoamericanos con menor y mayor inflación en 2008, un mal año para el bolsillo de los consumidores de la mayor parte de la región. En diciembre, no obstante, se empezó a sentir el efecto del enfriamiento de la economía por la crisis mundial y en cinco países, Costa Rica, Chile, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y República Dominicana, hubo deflación (variación negativa de los precios).
La inflación de 2008 en América Latina se situó entre el 4,52 por ciento de República Dominicana y el 30,90 por ciento de Venezuela.
Además de República Dominicana, El Salvador (5,50 por ciento), Brasil (5,90%), México (6,53%), Perú (6,65%), Chile (7,10%), Argentina (7,20%), Paraguay (7,50%), Colombia (7,67%), Ecuador (8,83%), Uruguay (9,19%) y Guatemala (9,40%) tuvieron inflación de solo un dígito.
Junto a Venezuela tuvieron inflación de dos dígitos Costa Rica (13,90%), Nicaragua (13,77%), Bolivia (11,85%) y Honduras (11,40%).
Solamente en Chile, Nicaragua y República Dominicana la inflación de 2008 fue menor a la de 2007.
Los precios de los alimentos y de los derivados del petróleo fueron los que más influyeron en el alza del coste de vida en 2008.
En Argentina está en duda la credibilidad del organismo de medición de la inflación y la oposición y consultores privados calculan que el alza del coste de vida es el triple de lo anunciado.
En Puerto Rico no hay cifras oficiales, pero, según la firma de consultoría Estudios Técnicos, en diciembre la inflación superaba el 12 por ciento.
El Gobierno de Cuba no da información sobre el alza de los precios, mientras que en Panamá, la Contraloría General, el organismo encargado de medir la inflación, aún no difundió las cifras de 2008.
No todos los países se han trazado ya metas de inflación para 2009. En Guatemala se espera una inflación del 4 al 6 por ciento, en Chile entre el 4 y el 4,5 por ciento, y en Brasil entre el 4,5 y el 5 por ciento.
En Venezuela el Gobierno afirma que reducirá la inflación a la mitad, pero consultores privados creen que llegará al 40 por ciento.
A continuación se envía una tabla con los índices de inflación del último diciembre, de 2008 y de 2007:


INFLACIÓN Diciembre 2008 2007


Argentina 0,30 7,20 8,5
Bolivia 0,43 11,85 11,73
Brasil 0,28 5,90 4,46
Colombia 0,44 7,67 5,69
Costa Rica -0,42 13,90 10,81
Cuba no hay información
Chile -1,20 7,10 7,80
Ecuador 0,29 8,83 3,32
El Salvador -0,30 5,50 4,90
Guatemala -0,38 9,40 8,75
Honduras 0,10 11,40 8,90
México 0,69 6,53 3,76
Nicaragua -0,24 13,77 16,88
Paraguay 0,60 7,50 6,00
Panamá no hay información disponible
Perú 0,36 6,65 4,94
Puerto Rico no hay información disponible
R. Dominicana -1,40 4,52 8,80
Uruguay 0,93 9,19 8,50
Venezuela 2,60 30,90 22,50

BanReservas y Popular están en la cima regional




LISTIN DIARIO 07/01/09




La banca dominicana está en el mapa de las instituciones financieras más importantes de la región. El BanReservas y el Banco Popular Dominicano se encuentran entre las entidades financieras de mayor prestigio en la región, según el ranking bancario de la revista costarricense Summa.
Por la cantidad de activos, los bancos de Reservas y Popular ocupan el tercer y cuarto lugar, respectivamente, en un ranking que incluye a entidades financieras de Centroamérica y República Dominicana.
Sólo los bancos Nacional, de Costa Rica, e Industrial, de Guatemala, están por encima de las dos principales instituciones bancarias del país. Según cifras cortadas al primer semestre del 2008, el BanReservas cuenta con activos de US$4,145.6 millones. Sin embargo, cuando la comparación se hace por la cartera de crédito, la posición que ocupa es la segunda, con US$2,830.8 millones, sólo detrás de Nacional de Costa Rica, cuya cartera de crédito es de US$3,212.5 millones.
Los activos acumulados por el Banco Popular (US$4,054.9 millones) colocan a esta entidad en el cuarto lugar en el ranking regional de la revista Summa. En cuanto a la cantidad de depósitos, el Popular ocupa el tercer lugar en la región con US$2,768.9 millones, mientras que el Reservas está en séptimo con US$2,210.4 millones. En la relación de patrimonio, el BanReservas está en segundo lugar en el ranking con US$407.4 millones, mientras que el Popular está en séptimo lugar con US$349.05 millones. El patrimonio es el resultado de la suma de los bienes y derechos expresados en unidades monetarias y restándole a ese resultado las obligaciones también expresadas en la misma unidad de medida.
La otra entidad financiera dominicana que está entre las de mayor ranking en la región es el BHD. Ocupa el lugar 13 por la cantidad de activos con US$1,809.1 millones. Por la cartera de crédito está en el puesto 17 y en el 16 por los depósitos con US$980.07 millones. En cuanto al patrimonio está en el 13 con US$163.2 millones.
El Scotiabank ocupa el lugar 27 en el ranking clasificatorio de bancos en Centroamérica y República Dominicana. Los activos de esta entidad financiera están en US$967.9 millones. Por la cartera de crédito, según el estudio, está en el puesto 25 con US$672.4 millones y en el 21 por los depósitos con US$810.3 millones.
El Banco León, por sus activos, ocupa el lugar 28 con US$857.2 millones y mantiene el mismo puesto en crédito con US$536.07 millones, pero gana un puesto y se coloca en el 26 con US$655.7 millones en depósitos.

Greenspan y lo que de verdad se hundió


Carlos Alberto Montaner - LISTIN DIARIO 1/6/2009

Allan Greenspan dijo recientemente que los fundamentos sobre los que se sostenía su visión intelectual de la economía se habían derrumbado. Greenspan fue presidente del Banco de Reserva Federal de EEUU entre 1987 y 2006. Se le imputa una grave responsabilidad en la crisis financiera actual por haberse negado a regular el mercado terciario de hipotecas (derivatives).
El razonamiento que entonces esgrimió era muy discutible: no había nada especialmente censurable en que unas entidades financieras estuvieran dispuestas a correr riesgos extraordinarios adquiriendo como garantías de sus inversiones ciertas hipotecas subprime que unas personas sin suficientes recursos se habían atrevido a suscribir. Se equivocaba Greenspan.
No es verdad que no hubiera regulaciones. El hecho de que las normas no establezcan puntualmente que no se puede vender hipotecas sub-prime no quiere decir que esté permitido ocultar información, disimular los riesgos, mentir sobre la naturaleza de la transacción o invertir el dinero ajeno. Todo eso está prohibido.
Lo que sucedió fue que una parte sustancial del sistema financiero norteamericano e internacional se comportó como Alí Babá y los cuarenta ladrones, ignorando las reglas de la ética y las leyes vigentes. Con el código penal en la mano, si hubiera suficientes fiscales, jueces de instrucción y voluntad de actuar, literalmente miles de empleados y ejecutivos de la banca y de la Bolsa podrían acabar tras la reja o ser multados, aunque el mercado de las hipotecas subprime no esté regulado.
Pero más grave aún que este lamentable (y peligroso) problema es la forma en que pretenden solucionarlo: entregarles dinero a muchas de las entidades que lo crearon. Dinero, además, salido de la imprenta gubernamental, sin un correspondiente aumento de la producción o la productividad, lo que inevitablemente acabará generando una devaluación del poder adquisitivo de la moneda, empobreciendo a toda la sociedad, como siempre sucede con las emisiones de dinero “inorgánico”, palabra con que se califica en el tercer mundo a esta fraudulenta operación financiera.
Ante el desastre final, en lugar de propiciar que los culpables paguen por los resultados de sus acciones, el gobierno intenta sofocar el incendio con un río de dinero. Lo que se ha hundido no han sido las premisas intelectuales desde las que operaba Greenspan. Ha sido otra cosa mucho más importante: la convicción de que uno es moral y legalmente responsable de sus actos.

vea tambien:

Related Posts with Thumbnails