ERROR DE MARKETING POLITICO: “Tirar fuera los trapos sucios”


Por Nelson Gomez
Enpolitica.com 28/10/09

El Marketing es un sistema del intercambio en la moderna sociedad, que aplicado en la política sufre enormes distorsiones por la contaminación del liderazgo que implica altos niveles de autoridad en el juego del poder.La publicidad política, como instrumento de este sistema, es más susceptible de este fenómeno porque interviene demasiado el estilo personal de los creativos, muchos de los cuales presentan sus ideas con más defensa artística que mercadológica, con la presión que le imponen los clientes, muchos de los cuales también son sabelotodo y sugieren los conceptos de sus estrategias publicitarias.Hacemos esta introducción para analizar una publicidad política que actualmente promueve a un candidato a síndico por el Distrito Nacional del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) de una manera equivocada porque se basa en un recurso optimo para los opositores de este partido.Cualquier concepto de publicidad, no importa que sea para un producto de consumo masivo o un candidato político, debe soportar la prueba de la lógica común del consumidor. Por ejemplo, deberíamos pensar que una nueva marca de cerveza de la empresa E. León Jiménez que inicie atacando a su marca líder —Presidente— tendrá como resultado un canibalismo improcedente, a menos que no obedezca a la estrategia de matar la marca líder por alguna razón.Por ello no entendemos cómo un precandidato del PLD ataca a su oponente del mismo partido que lleva 7 años siendo síndico de la Capital de una forma tan idiculizante. El elector se va a preguntar entonces: ¿Y dónde estaba éste antes que no dijo nada de eso?¿Vino de otro partido o estaba fuera del país?. Entonces podríamos decir que la estrategia es aniquilar al único síndico que ha tenido el partido morado en la ciudad de Santo Domingo, lo que no se entiende si suponemos que ese gobierno local es una gestión de la misma organización.A lo mejor estamos ante un extraño caso de aplicación del Antimarketing o Marketing Radical, una variable que podría funsionar en algún momento presentado algo contra todo lo establecido para inducir una percepción contraria. ¡Vaya invento en un tiempo tan corto! Así no se baja un candidato con más de un 50 por ciento de aceptación.Aunque ahora se trata de unas elecciones internas, esa publicidad que se coloca en los medios de comunicación nacionales les llega a toda la población, que es la mayoría, de modo que el perjuicio de su contenido no es exclusivo del enfrentado sino de la organizión que lo ha llevado ahí.Pero si nos vamos al análisis puramento politico tendremos un penoso recurso de ingenuidad, partiendo del principio de que debemos tomar en cuenta que la propaganda contra el liderazgo del propio partido no debería llevarse al escenario externo porque va contra la propia mística que pregona ese partido: la disciplina; su propio reglamento electoral probihe la propaganda negativa.Muy contrario a esta mala publicidad de tan brillante ex fiscal del Distrito (con una gestión muy buena), vemos que el diputado Elías Serulle pone la gente del pueblo a decir “Ahora vengo yo”, como recurso de empoderamiento social sin tocar públicamente a Roberto Salcedo; y en los escenarios abiertos agrega que lo que se ha hecho se puede hacer mejor.Estas estrategias, que consideramos erradas, son y serán comprobadas con las investigaciones y los resultados electorales.El refranero popular explica este fenómeno de un modo muy sencillo: “Los trapos sucios se lavan en casa”.

vea tambien:

Related Posts with Thumbnails