Haití, colgado del corazón


Persio Maldonado; El Nuevo Diario 12-1-11

Este 12 de enero recordamos el terremoto que hace justo un año devastó a Haití e hizo que el mundo se conmoviera. Cientos de miles de personas murieron en aquel sacudimiento horrible esa tarde de enero, comenzando el año 2010.

También, cientos de miles quedaron sin hogar, aún sin aquellas humildes viviendas que daban refugio a las familias en extrema precariedad. Nada de eso tenía la fortaleza para soportar la furia de la tierra, expresada esa tarde de enero. Tal vez porque la miseria atrae más miseria, porque no se puede explicar porqué la naturaleza se ensaña contra esa pobre nación del Caribe.

Haití ha quedado empeorado y aún sigue en las ruinas del terremoto. Aquella primera solidaridad internacional que conmovía se ha ido de allí. Los haitianos no han podido recuperarse por la falta de cumplimiento de las naciones que se comprometieron en su reconstrucción. No han valido las voces, ni las insistencias en eventos para hacer realidad ese apoyo que los haitianos están necesitando para salir del fango de miseria en que se encuentran.

Los propios organismos internacionales reconocen el empantanamiento. Mientras la Organización de Estados Americanos (OEA) señala que hay demasiados actores y pocas acciones, el último informe de la UNICEF, al cumplirse este primer año del terremoto, reconoce las precariedades en que están viviendo los niños haitianos, al igual que los adultos.

Los haitianos sólo parecen tener a la República Dominicana para escapar a su realidad, pero la situación es demasiado para nosotros solos poder enfrentarla. El presidente Barack Obama está pidiendo cumplir con las promesas con Haití, pero sería muy útil que Estados Unidos use sus influencias para que así sea.

vea tambien:

Related Posts with Thumbnails