Una Reflexiòn por lo que pasò en Haìti.



por Mihail Garcìa, foto tomada de El nuevo herald

A finales del año pasado se celebro una cumbre sobre Medio ambiente con la participación de la mayoría de los países del mundo, esta cumbre no arrojo resultados concretos que hoy podamos señalar.

Ayer durante horas, nuestra isla vivió momentos de angustia por la posible aparición de un tsunami, luego de que en el vecino país de Haìti se produjera un inmenso sismo de 7.3 en la escala de medición mas común. Hoy luego de la angustia por la posible aparición de dicho fenómeno natural, los dominicanos damos gracias a Dios de que no haya pasado a mayores y junto a la comunidad internacional nos solidarísamos con Haìti y enviamos misiones para que de alguna manera aporten su granito a la restauración de lo que queda de ese país.

La situación es penosa y a la vez nos llama a la reflexión sobre dos puntos básicos, el primero en particular a nosotros los dominicanos que mientras estábamos en angustia nos acordamos que existe un todopoderoso y le pedíamos clemencia a el, mientras que anterior a esto nadie o mas bien muy pocos nos acordábamos de que el estaba ahí, lo segundo es que la madre naturaleza le ha hecho un llamado de atención al mundo para que entienda de una vez y por todas que no podemos estar solo destruyendo, sino que debemos promover planes que preserven nuestro Medio Ambiente (ojala y en una próxima cumbre se tomen medidas mas fructíferas y compromisorias).

Otro aspecto que debemos tomar en cuenta es que nosotros los que participámos en Redes Sociales y los que también hacemos un trabajo a través de los Blog's, debemos hacerlo con responsabilidad y con garantias de que lo que publiquemos sea lo mas veraz posible, ya que ayer se produjeron chistes de muy mal gusto a través de estas redes sociales y debo confesarles que me sentí avergonzado ya que mi padre me dijo: ¨si le pasa algo a alguien por desaparición va a ser culpa de ustedes los que bregan con blog por estar desinformando'', que mal me sentí. pero gracias a Dios y como todo no es oscuro debo decirles que me sentí orgulloso al ver como rápidamente los jóvenes nos identificamos con la causa y propusimos recoger alimentos y enseres para ayudar a nuestro pueblo hermano y que utilizamos las redes sociales y los blogs para esto.

Al final de esta reflexión solo nos queda decir que cada uno debemos aportar nuestra parte para que la naturaleza se mantenga viva y no nos golpee como ayer, ya que los golpes que esta nos da son solo una pequeña muestra de lo que nosotros le damos a ella.

vea tambien:

Related Posts with Thumbnails