“¡Contra Balaguer vivíamos mejor!”

Escrito por: Pablo Mckinney (pablomckinney.com)

O la traición liberal de conservadurismo y Opus Dei

Es lógico: en un país cualquierizado cualquiera puede ser cualquier cosa.
Mientras más se acercan las elecciones 2010, esto se hace cada vez más evidente. ¡El botín es demasiado atractivo!
Veamos: Ningún maestro de escuela, por excelente que sea su labor, gana una sexta parte del salario de un regidor de ayuntamiento, para hacer lo que antes hacían los más distinguidos munícipes del pueblo, dos noches a la semana y honoríficamente. En el Estado, no existe médico alguno, por solidario y humano que sea, que reciba un salario como el de un Senador, con sus barrilotes incluidos, para inventar pobres dándoles pan y que no siembren su trigo, la cultura de la pobreza en su más perniciosa expresión. Un diputado es un dios con yipeta y corbata, cuyos beneficios salariales cuadruplican el del más abnegado agrónomo del Estado, aunque sea graduado de ISA-PUCMM.
Cuatro de cada cinco miembros de la partidocracia está aspirando a cualquier cosa. Pero lo más triste, es la desoladora confirmación de que los peores son los más populares y a la inversa.
No creo que H. Tolentino o E. Esquea puedan vencer a aquel diputado que en una frontera embadurnó de excrementos la memoria de Peña. Bidó Medina no tendría nada que buscar si se le ocurriera enfrentar a unos de esos compañeritos en morado que un agosto llegó al Estado y al tercero era un potentado de riquezas y finos gustos. Y ¿cómo le ganaría doña Ivelisse P. unas elecciones a ese saltipanqui congresual de tanto por ciento, maletín negro y novia rubia y gustosa?
¡Qué traidores que hemos resultado ser los liberales de ayer, hoy convertidos a un Opus Dei de artículo 30, Torquemada en su reino y otras vergüenzas medievales!
No tengo dudas: ¡Contra Balaguer vivíamos mejor! Por lo menos era posible la esperanza, había muchachas en los bancos del parquecito de Humanidades de la UASD, y en Buenos Aires, Mercedes Sosa enfrentaba a la AAA con el arma mortal de una canción: “¿Quién dice que todo está perdido, yo vengo a ofrecer mi corazón?”

vea tambien:

Related Posts with Thumbnails