De Mubarak a Baradei

Juan Carlos Guerra/LISTIN DIARIO 1-2-11
twitter.com/juancaguerra

Egipto, más conocido por sus deslumbrantes pirámides que por la producción de algodón y animales de carga, ocupa la atención mundial. La crisis desatada por una explosión social espontánea marca el fi nal de las tres décadas del octogenario Hosni Mubarak en el poder.

La que parecía una transición tranquila de Hosni a su hijo Gamal Mubarak, se ha convertido en un maremágnum bajo el cual subyace la posibilidad de una guerra civil. Si el presidente egipcio se aferrara al poder de forma radical el costo de sangre sería muy alto y la ruptura social inevitable.

Las grandes potencias que han sustentado durante años a Mubarak, por considerarlo un interlocutor válido en la inestable región de medio oriente y, sobre todo, por temor a que grupos fundamentalistas tomen el control político de la nación, ya han empezado a sacarle la alfombra haciendo pedidos de cambios o gobierno de transición.

El hombre escogido para encabezar esa transición es Mohamed el Baradei, Premio Nobel de la Paz dirigió la Organización Internacional de Energia Atómica (OIEA), se hizo famoso por presentar un informe ante la ONU en el que negaba la posibilidad de que Irak desarrollara armas de destrucción masiva. Recientemente ha restado credibilidad a Obama.

Aunque es un crítico del sistema no es un hombre antisistema. Muy por el contrario, ha sido aupado por el propio “stablishment”. Estados Unidos prefi ere sostener a Mubarak en el gobierno. Sin embargo, la revuelta popular que, según cifras de la ONU, ya cobra 300 muertos, hacen temer un desenlace que no sea afecto a sus intereses regionales.

Las grandes naciones ya han decidido la suerte de Egipto: una transición dirigida por Baradei hasta dar con una fi gura tan sumisa a sus intereses como Mubarak.

Mientras tanto, la sangre seguirá derramándose y ese pueblo seguirá siendo un gran oprimido.

vea tambien:

Related Posts with Thumbnails