PLD, de la ortodoxia liberal a la democracia social de mercado.


Juan Carlos Espinal | perspectivaciudadana.com | 16-02-2009

En el siglo 21, por distintas razones, los partidos políticos convencionales, el PLD, por ejemplo, sus dirigentes , sus miembros , sus funcionarios , sus asesores e incluso muchos hombres de negocios del CONEP sensatos , aliados coyunturales del gobierno dominicano 2004 2008 , estaban convencidos de que la vuelta al laissez faire y a una economía de libre mercado inalterada era imposible.
Determinados objetivos políticos, el dialogo de unidad nacional, la modernización de una política macroeconómica atrasada o en decadencia, la reforma constitucional, con el tema de la continuidad sesgado, por ejemplo, gozan de una prioridad absoluta y justifican una intervención estatal de la máxima firmeza.
Ahora, en el siglo 21, el futuro de la democracia electoral estaba sustentado en el discurso de la
economía mixta. Hubo momentos en los que, las viejas ortodoxias macroeconómicas del Banco Central, de la estabilidad monetaria, del encaje legal y su supervisión, por ejemplo, ganaron importancia política, ni siquiera la disciplina fiscal se convirtió en imperativo absoluto. En realidad, los gobiernos nacionales de pos guerra gastaban más de lo que recaudaban.
Desde 1980 los demonios de la inflación y el déficit público ya alejaban a los inversionistas, de off shore, a las inversiones extranjeras golondrinas de los campos de la economía política. Y sin embargo, el crecimiento económico apenas descendía.
Los cambios políticos y económicos de entre 1996 2000 y 2004 2008 , entonces , no fueron secundarios , sino que llevaron al crecimiento económico ,y , por consiguiente ,los consumidores aceptaron el hecho de que el gobierno dominicano , al igual que la propaganda de las estadísticas del Banco Central tienen un papel político electoral que desempeñar en el estado.
Esto hizo que resultase natural que la gobernación del Banco Central, por ejemplo, se convirtiera en un apasionado defensor de los milagros económicos. Entonces, los seminarios y foros convirtieron a economistas ortodoxos, que en otro tiempo habían defendido al dios mercado frente a Keynes, ahora, en adalides de la economía social de mercado.
Durante 2000 2004, por ejemplo, existió consenso, sobre todo entre los ideólogos del DR CAFTA de marcar la pauta de lo que los consumidores podían hacer, o mejor dicho, de lo que no podían hacer.
Todos, en el CONEP, en las elites de los partidos políticos, por ejemplo, querían un mundo de producción internacional en expansión y creciente con bajos salarios, modernización y subsidios estatales con monopolios internos, altas tasas de interés e inflación. Y claro , todos estaban dispuestos a conseguirlo , incluso apoderándose de los fondos de pensiones mediante el control y la gestión gubernamental sistemáticas de economías mixtas y , asociándose con movimientos socio económicos conservadores por un lado y, asimilando intelectuales orgánicos siempre que fuesen satélites.
Ahora la expresión preferida de la Presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo de los Estados Unidos era que los grandes monopolios financieros tenían que sobrevivir a su propio fraude. Los economistas neoliberales, al igual que los políticos convencionales, siempre tienden a atribuir el éxito a la sagacidad de su política y durante la recuperación económica 2004 2008 cuando hasta economías débiles como la Dominicana se fortaleció, en el contexto histórico del estudio social y económico de los anos de regresión de la social democracia de entre 1978 1986 y 2000 2004, por ejemplo, parece haber razones de sobra para felicitarse.
Dejemos ahora a la gobernación del Banco Central y a su notable tribu de notales que discutan entre si las virtudes y defectos y la eficacia de las diversas políticas que adoptaron , muchas de ellas asociadas intrínsecamente a los argumentos e ideas de la alternabilidad en la continuidad , a los agentes políticos de cambio anónimos que siempre habían tenido razón.

vea tambien:

Related Posts with Thumbnails