Tengo hambre

LISTIN DIARIO 16/12/2009
Por Juan Carlos Guerra


El hambre mata a diez millones de personas al año, 25 mil diarios y cinco cada segundo. Datos espeluznantes si tomamos en cuenta que en todo el globo se producen anualmente alimentos para nueve mil millones de personas y la capacidad productiva de la tierra del planeta dedicada a producir alimentos (17%) bastaría para alimentar a doce mil millones de personas durante doce meses.
Sólo nueve millones de las personas que están desnutridos viven en los países desarrollados, 25 millones en los países en transición y ¡820 millones en los países pobres! En términos porcentuales el 96% de los hambrientos del mundo sobreviven en los países pobres. El hambre no es consecuencia de la pobreza, es una de sus causas fundamentales. Reduce a cero las capacidades productivas del ser humano. Aunque se aborda desde el ámbito científico, es y debe ser siempre un tema político.
La deuda externa de los países pobres asciende a dos millones de millones de dólares; condonando la mitad e incentivando programas como “Hambre Cero” (Brasil), en cinco años, la cantidad de hambrientos o mal nutridos se reducirían a la mitad. Se estima que uno de cada tres dólares destinado a ayuda alimentaria se los llevan las garras de empresas y gobiernos corruptos. Ayuda alimentaria que de por si es exigua. Si los países pobres creáramos una cultura de la transparencia en el manejo de los fondos públicos esa ayuda serviría de mucho.
Construyendo un nuevo paradigma para la agricultura en donde primero se produzca para autoabastecernos, dedicando los excedentes a la exportación, estaremos dándole otro gran golpe al hambre.
Enunciar soluciones, es mucho más fácil que aplicarlas, sobre todo si falta voluntad. ¿Habrá que esperar a que la humanidad se consuma en cruentas guerras civiles e internacionales por los escasos alimentos producidos en el Planeta, insuficientes para alimentar los diez mil millones de habitantes que seremos en 2030?

vea tambien:

Related Posts with Thumbnails