Primer articulo del Gral. Taveras luego de ser puesto en retiro.

imagen y articulo tomados de Clave Digital



La solidaridad es más que una palabra, es una acción


A veces nuestra luz se apaga pero la llama se enciende gracias a otro ser humano. Cada uno de nosotros debe profundo agradecimiento a quienes han reavivado esta luz”. Albert Schweitzer


La solidaridad es una práctica que sale del corazón, se emplea de forma exclusiva cuando de una manera u otra nos identificamos con una causa o persona, o cuando con mucha empatía nos colocamos en el lugar de los demás y sentimos por ellos. En ocasión a mi injusto arresto como sanción por hacer uso de la prerrogativa que la constitución me garantiza en su artículo 8 numeral 6 sobre la libertad de expresión, aprendí que las definiciones de palabras no se conocen en esencia hasta que palpas con tus propias manos, con tus ojos y oídos.
Aprendí que aún existen personas por las cuales vale la pena arriesgar el todo por el todo, pues son muchas las personas que con menos de tres palabras proveyeron más alimento que tres comidas diarias.
Aprendí que solidaridad es el apoyo masivo que recientemente recibí y sigo recibiendo de cientos y cientos de personas, sin distinción de edad y ocupación, conocidos y desconocidos, policías y militares activos y retirados, ciudadanos comunes, extranjeros y hasta adolescentes, todos con un fin común: extender una mano con palabras de aliento, que alimentan la virtud de hacer lo correcto y seguir trabajando por la institucionalidad. Esto es solidaridad. Si bien es cierto que como policía me tomé muy a pecho mi rol de funcionario encargado de cumplir y hacer cumplir la ley, no menos cierto es que ahora, como general en retiro, me dedicaré a luchar enérgicamente contra las injusticias que diariamente se cometen dentro y fuera de los estamentos civiles, policiales y militares. En su debido momento le daré la explicación que merecen sobre la situación. Mientras, a todas y cada una de las personas que me apoyaron y me apoyan, con sus correos electrónicos, con sus llamadas, con sus visitas, con sus comentarios u opiniones en las publicaciones de los periódicos, con las llamadas telefónicas a los programas radiales y televisivos, articulistas y entrevistados en la prensa escrita y digital en los cuales se discutía mi situación, a mis compañeros policías y hermanos militares, a mis colegas periodistas que arduamente me defendieron, a los bloggers, a todos aquellos contactos en Facebook, Twitter, Hi5 y demás redes sociales, a los fieles lectores de mi columna Justicia y Bien Común, a todos y cada uno de los que se identificaron conmigo en esta situación, ¡MIL GRACIAS! por todo el apoyo que me brindaron y siguen brindando; ¡MIL GRACIAS! por enseñarme lo que es la solidaridad; ¡MIL GRACIAS! por demostrarme que todavía existen personas que se estremecen ante las injusticias. GRACIAS…

vea tambien:

Related Posts with Thumbnails