Homenaje para el Prof. Bosch


Al llegar al hoy al día 30 de este mes, se nos hace nostálgico pero también de gran regocijo, el recordar una de las figuras más ilustres de nuestro país, hoy celebramos como nación el centenario del natalicio del maestro Don Juan Bosch. Nuestro blog se une a esta celebración nacional y es por esa razón que le dejamos con algunos escritos realizados para exaltar a este célebre personaje.

Veamos:
Editorial del Listín Diario

Bosch, en su centenario
Ahora, en el centenario de su nacimiento, los dominicanos están descubriendo las excepcionales dimensiones políticas e intelectuales de uno de los ciudadanos más ilustres de este país: el profesor Juan Bosch.
No sólo fue un pensador que se adelantaba a su tiempo columbrando los cambios en nuestras sociedades.
No sólo fue un pedagogo de la política, que utilizaba un encantador y penetrante mecanismo de comunicación y de persuasión popular.
Fue, también, un lúcido escritor de cuentos, un novelista exquisito, un escultor en ciernes, un ensayista y sociólogo, educador de los pies a la cabeza, que legó las riquezas de su pensamiento a las últimas generaciones de dominicanos.
Su fama, sus relaciones, su lucha política trascendieron más allá del suelo que lo vio nacer. Por eso, grandes intelectuales y políticos de todas las latitudes han valorado y reconocido su obra y nos han dado, desde fuera, la verdadera magnitud de su imagen internacional.
Los dominicanos, disipadas ya las pasiones que impedían calibrar la singular personalidad del profesor Juan Bosch, se encuentran hoy mejor preparados y aptos para reconocerlo y encumbrarlo como una de las figuras más respetables que ha dado el país a través de su historia y de ahí que hoy, día de su nacimiento, la Nación esté unida en un vivo y sincero homenaje a su memoria.

Articulo



Escrito por: PABLO MCKINNEY (pablomckinney.com)






Bosch en la Plaza España
Nos encontramos ayer en La Plaza España, mientras Víctor Víctor cantaba -por despedir a Junio- : “Vale más, comenzar nueve veces cuando hay razón y está bien.”
Sentado en un banco, lustraba sus zapatos Royal Special como los que usaba mi padre en las retretas banilejas de domingo.
Nos saludamos, me sonrió paternal, y volvió a contarme el origen de mis apellidos como lo había hecho 29 años atrás. Lo sentí apagado, como necesitado de compartir con alguien sus palabras. Por eso no insistí en mi conversación, y me quedé a pensarlo en silencio, con un poco de nostalgia.
Mientras le escuchaba, pensé que en cada junio debería estar de fiesta la dignidad, amanecer de parranda el decoro, en homenaje popular a tanto héroe derrotado y a este anciano vencido en la gloria de su inmortalidad. El mismo que siendo Presidente pasó por las arcas nacionales como don Juan Tenorio por las habitaciones de los hermanitas de la Caridad: Sin tocarlas, sin tocarlas.
Al final, le ayudé a levantarse y despacio, sin palabras, comenzamos a mirar la tarde. (A pesar de las ausencias, “las muchachas de la Plaza España son tan bonitas…”.) Y pensé que si bien la vida está hecha de momentos, la historia de los pueblos, como la de los hombres, está hecha de ejemplos, que “Obras son amores…”, eso. Y recordé aquel septiembre, repasé un abril cuando llegaron unos marines sin pañuelo ni otros dones a imponer a un presidente, y la sangre recorrió las cunetas como en la lluvia. Y volvieron otros, se compraron sueños, murió la utopía, dolió aquella ausencia… y hoy, ya ven, no queda nada, ni siquiera el olvido.
Eso sí: Queda su ejemplo, por si alguno, un pueblo, se atreviese a recogerlo. (Juro que antes de partir me aseguró emocionado que “las muchachas de la Plaza España” de tan bonitas se parecen a doña Carmen.)



Poema a Don Juan
Por Manolo Pichardo

Como mancha indeleble.

Ella
vencida desde que el camino real
besó sus pies
se niega a tocarlo
porque llevándoselo
como debe hacerlo
no podrá recoger sus árboles
flores y semillas
no cargará con las sílabas
que construyeron el pacho ancho y levantado
de un misil duro
hecho con piezas de ferrocarril
de riachuelos
de cenizas y esperanzas
de la vergonzosa distribución del harapo
de la molestosa ignorancia
que derramó vinagre por su sonrisa
de humano
Ella no puede
sustraerme nada
y lo sabe

¿Qué se lleva?
¿La sensible piel
que arropa la bandera
o el océano agolpado en las lámparas
de hiedras vivas y aguileñas?
Traerá más bien lágrimas
y sellará el rostro inmortal
encenderá la llama que no quema
para dar luz a los espajos
y parir definitivamente al apóstol
Apóstol
porque con papel y palabras
hizo pan
y plantó uvas
para integrar
con amor
por el desgarrador dolor que le mordía
a los que el destino
o criminales aventureros
y tuertos patrioteros
confinaron a la orilla
al peor de los olvidos
Conversaremos siempre
conversará siempre en su lenguaje universal
con los que pastamos
en esta congelada tundra
en este difuso camino
espinoso y sin recodo

Él
como Maestro
sabe llenar vacíos:
albañil
constructor de sueños y espacios
Por su empeño en la luz
consciente
nos abrimos pasos a la libertad
y la democracia definió su juego
juego que no amaron
los dueños de las sombras que
muertos de miedo
escapaban del Sol
tratando de aplastar la dignidad
que deja su impronta patriótica
como mancha indeleble.

En esta celebración a la que reitero nos unimos, el más grande homenaje a nuestro maestro debe ser el imitar sus acciones de hombre pulcro y digno

vea tambien:

Related Posts with Thumbnails