Bosch previó el ‘crash’ de la economía mundial


LISTIN DIARIO- 6/22/2009

Por: Aristófanes Urbáez

De manera sencilla y brillante, mi caudillo Juan Bosch previó en varios textos la quiebra económica que hoy abate el mundo, provocada “por la oligarquía financiera, que es la clase gobernante en EEUU”. ¿Y como iba G. Bush, sucesor de Reagan, a permitir en el 90 un arreglo tipo ‘Fallo Histórico’ del 1978, si Bosch se pasó las décadas del 60, 70 y 80 desnudando las trapacerías de la política USA en todo el Mundo? En “Temas Internacionales”, una recopilación de Miguel Collado, prólogo de Diómedes Núñez Polanco e introducción de Pablo Marínez, se recogen los artículos publicados por Bosch no en ‘Vanguardia del Pueblo’, sino en la revista “Política: teoría y acción’. Ahí aparece un artículo del 24 de septiembre del 1985 (Pol., Año 6, Número 66, T.I., Edit. Búho, abril 2006, pág. 387) que titula: “La oligarquía financiera se ha convertido en la clase gobernante norteamericana”.
¿Y qué dice Bosch? Que F. D. Roosevelt con el Nuevo Trato (New Deal) intento de fundar un “un frente clases” (incluidos los obreros) que emulara la socialdemocracia europea, pero que fracasó porque al finalizar la Segunda Guerra Mundial, de él se desprendió el ‘sector capitalista industrial’ que se transformó en las llamadas “transnacionales”, las cuales se dedicaron a explotar las riquezas naturales de los países no desarrollados, en vías de desarrollo, además de su fuerza de trabajo. Asegura Bosch, que adonde llegaban los capitales de EEUU, detrás iban los bancos.
Al manipular el dólar y los préstamos, pues la economía del país sufría el mismo efecto, pero como esas transnacionales llegaron a todos los rincones del globo, allá llegaron los préstamos de ‘la oligarquía bancaria’, que al ejercer el control monetario, por ende asumían el control financiero de esos países. Con alta tasa de interés, los capitales del mundo petroleros o no, iban a parar a las bóvedas de esos bancos en busca de ganancias. Esa ‘oligarquía financiera’, no sólo tenía control político, sino que dominaba la cadena de producción global (con ese ‘control’ podía tumbar gobiernos desafectos, iniciar guerras como la de Vietnam, etc.).
Oligarquía toma gobierno de EEUU
Esos banqueros (oligarquía), financiaban la construcción de armamentos (tanques, misiles, bombas atómicas, portaviones, fusiles, rifles, botas, etc.), pero también la producción civil, aunque no los depósitos de los estadounidenses, sino de todos los jeques, ricos, narcotraficantes, comerciantes, industriales y mafiosos y depredadores del erario en todo el mundo, porque pese a que muchos bancos tenían fachadas nacionales, los banqueros de EEUU eran sus verdaderos amos e imponían sus políticas. Donde ‘el gas morado’ comenzó a pelar, como dice la Vieja Empera, fue cuando el propio gobierno de EEUU cayó en sus garras.
Dice Bosch que para 1981, esos bancos intereses de 20%, lo que trajo fue marejadas de dólares a las bóvedas de esa oligarquía, y como el gobierno guerrerista de Reagan se había dedicado a construir bases militares en el mundo, avituallamiento, casas, carros y tiendas de comidas y enseres para esos guardias, de 300 mil millones que les debía el Gobierno para 1973, ya para 1984, el Gobierno de Reagan debía a la ‘oligarquía banquera’, 1 billón 400 mil dólares (el billón español de que hablaron Leonel y Fidel, que son un millón de millones; y la crisis israelí-árabe no tuvo nada que ver, a.u.). Repartidos (en ese tiempo), tocaba 1 millón para 1 millón 400 mil personas; una sola persona sin hacer otra cosa, tardaría 317 años en contarlos.
Pero para finales del 1985, la deuda del Gobierno estaba proyectaba en U$2 billones españoles. Eso obligaba a los norteamericanos a pagar U$20 mil millones al año de intereses. A octubre del 85, el déficit fiscal era de 200 mil millones, pero ese mes habría que sumarles otros U$400 mil millones. No obstante, los bancos que compraban notas y bonos al Tesoro, cobraban 10%, y según Bosch, en el 1984, el déficit de balanza comercial fue U$123 mil 300 millones, y para el 85 se elevaría en U$150 mil millones. La deuda encarecía los costos de la producción de todo y creaba desempleo, que en agosto 85 subió a 1 millón 600 mil sólo en el sector industrial. Como nada de esto cambió, 23 años de Bosch escribir esto, devino la ‘implosión’ o crack (2008); los banqueros se llevaron lo mejor y los pendejos estamos jodidos, pues “nadie invierte, nadie compra, nadie vende, nadie emplea”, ¡y Orlandito quiere que el gobierno bote gente! ¡Qué fina estirpe, Mano!
¿De quién es el muerto?
Esta semana he leído cuatro sesudos artículos: L. Brea, Soto Jiménez y el obispo Arnáiz (1ra. parte), que más que un análisis del libro de Bruno Rosario, es una apostilla luminosa y fecunda. El otro, es “La absurda locura”, del general Ramírez Ferreira. No está mal de loco que no debemos conformarnos sólo con la mitad de isla, sino la mitad de todo. ¡Pero me gustó esto!: “El individuo entabló otra demanda descabellada contra aquellos que causan la otra mitad de todas sus desgracias, entiéndase autoridades, Gobiernos, cualesquiera que sean o hayan sido, exigiendo cuantas demandas puedan ser imaginadas, con la peculiar característica de que muchas de ellas puedan ser consecuencia de las irresponsabilidades de esa mitad que sólo considera sus privilegios y derechos sin que se pueda hablar derechos y responsabilidades” (El N., pág. 14) ¿Y cuál es el tupé de unos terroristas de Navarrete que claman ‘justicia, mientras hieren policías, lanzan Molotov a cuarteles y tienen escondido un asesino que mató a un infeliz de 21 años, y estos bergantes y socios periodistas no dicen nada! ¡Coman con su Dama, que su mitad del Diablo viene!

vea tambien:

Related Posts with Thumbnails